Mi planta de naranja-lima 2º PARTE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi planta de naranja-lima 2º PARTE

Mensaje  w00x1 el Sáb Ago 08, 2009 3:01 am

SEGUNDA PARTE

“Fue cuando apareció el Niño Dios con toda su tristeza”

Capítulo I

EL “MURCIÉLAGO”

Zezé le cuenta a Minguito su fabuloso plan; va a hacer el “murciélago” en el coche del Portugués. Cuando todos le vean llegar a la escuela, pensarán mucho mejor de él. Lleva todo planeado, y durante varios días ha estado vigilando el coche, pero cuando llega el momento, todo se viene abajo. El portugués se da cuenta, y le caza cuando se encarama en el automóvil. Comienza la reprimenda. Zezé se siente humillado, porque el Portugués le regaña delante de todo el mundo. En un arrebato de ira, Zezé jura que cuando sea más mayor, matará a ese fanfarrón gigante.Así de enrabietado llega a la escuela, cuando le sale al paso su hermano Totoca, que mediante engaños, le convence para que luche contra un chico más mayor, que como es natural, le propina otra paliza más al pobre Zezé. Poco a poco se desengaña un poco más.Está aprendiendo que la vida no es como en su interior se presenta. La vida es dura, y lo está aprendiendo a golpes.

Capítulo II

LA CONQUISTA

Zezé evita al portugués siempre que puede. Se ha jurado a si mismo que algún día será lo suficientemente grande y fuerte como para matarle, sin embargo, todas las mañanas éste le saluda con dos bocinazos desde su coche.Una mañana, tentado por la fruta de la vecina, se propone coger alguna pieza para comer, pero le ven, y en su huída, se clava un cristal en el pie. Traumatizado, piensa que aún así le pegarán, y resuelve no decir nada con el fin de salvarse de otra paliza. Sin embargo, entra en casa, y su hermana, en la que confía le cura. Zezé se plantea muchas cosas. ¿por qué todo el mundo le pega?, ¿nadie le quiere?... Logra que su hermana se apiade de él, y le guarde el secreto. Por una vez, alguien le ha ayudado, le ha entendido, no le ha pegado.Al día siguiente Zezé no puede caminar por causa de la herida, pero es tozudo y se empeña en ir a la escuela. Cuando llega al cruce de la carretera, sucede algo inesperado: El portugués detiene su coche y se ofrece a llevarle, al ver que está cojo.En un principio, Zezé se niega; ¿cómo va a montar en el coche con su enemigo mortal?... .Pero este, lejos de odiar a Zezé, siente lástima, y tras examinarle la fea herida, le lleva al médico, para que le cure. Después le lleva a su casa. Zezé, cambia de opinión; su enemigo mortal era la persona que ahora más quería en este mundo.

Capítulo III

CONVERSACIONES DE AQUÍ Y ALLÁ

Con el corazón del portugués ganado, Zezé no busca refugio en su planta. Gana en normalidad de sus juegos, juega a las bolas y no necesita hacer travesuras para hacerse notar. Quiere al Portugués con locura, y cuando tiene tiempo libre, queda con él. A Zezé le gusta estar con este hombre, porque aprende mucho, y además, nadie le maltrata cuando está con su amigo.El colmo de la felicidad llega cuando el hombre le dice al niño que “son amigos” y que “el coche es de los dos”. Zezé se abre definitivamente a el Portugués, a su amigo.Con esta amistad, cada día necesita menos a Minguito (su planta), que se “enfada con él”.

Capítulo IV

DOS PALIZAS MEMORABLES

Zezé aprende a hacer globos de papel. Con toda su ilusión y el dinero que puede conseguir compra papel y se dispone a enseñar a su hermanito Luis, pero es la hora de comer y Jandira, una de sus hermanas no tiene paciencia. Llama a comer a los hermanos, y Zezé continúa haciendo su trabajo. Jandira se lía a golpes con Zezé, y éste , incapaz de entender esta violencia sin sentido, se revela e insulta a su hermana, que lejos de calmarse, le sigue pegando y le rompe el globo. Zezé, loco de ira, sigue insultando a su hermana. Totoca se mete de lado de Jandira y entre los dos le propinan una brutal paliza, que para gracias a la intervención de Gloria, que es la única que muestra verdadero afecto por su hermano.Zezé se recupera con los cuidados de su hermana, y está en casa para que nadie vea la brutalidad que hen cometido con el. Decide estar al lado de su padre, para no cometer ninguna barbaridad.Lo que más hecha de menos es a su amigo el portugués. De repente, le viene a la cabeza la musiquilla de Ariovaldo, y comienza a cantar. Incomprensiblemente para él, ante la letra de la canción, su padre pierde la cabeza y le propina otra paliza, tan fuerte que apunto está de matarlo. El padre, en un momento de ira, descarga toda su frustración contra su hijo, y una vez más, Gloria salva a su hermano. Zezé, en su dolor, se promete a sí mismo que esta será la última paliza que recibirá, aunque para ello tenga que morir. No entiende porqué le tiene que ocurrir esto a él.Se lamenta de haber nacido.

Capítulo V

SUAVE Y EXTRAÑO PEDIDO

Zezé se recupera de las palizas, y ha perdido las ilusiones. Su hermana Gloria está preocupada, pero él está ausente. Sólo una cosa le mantiene con ganas de vivir, y es su amigo el Portugués, y eso es lo que el niño hace cuando sale a la calle; ir a buscarle.Cuando llega a la cafetería, le pide que le lleve fuera de allí; Zezé quiere hablar con su amigo. Zezé le cuenta todo a su amigo, que queda escandalizado ante tanta crueldad. Lo peor es que en el fondo, Zezé justifica la violencia para con él mismo, porque cree que es un diablo, un chico malo.El portugués se emociona, y comienza a explicarle a Zezé cosas que, de haberlas sabido antes, le hubiesen permitido escapar de muchas palizas. Zezé está maravillado, y le pide a el portugués que lo adopte como su hijo. Este, sabe que la propuesta es imposible, pero le promete a su infantil amigo que le va a tratar como si lo fuera. Zezé vuelve a sonreir, y besa a su amigo, porque3 es alguien a quien realmente quiere.

Capítulo VI

DE PEDAZOS Y PEDAZOS SE FORMA LA TERNURA

La amistad de Zezé y el portugués se consolida. Ya no son amigos, son padre e hijo. Confían plenamente el uno en el otro. El Portugués habla de cuando era niño, y Zezé habla de lo que hará cuando sea mayor. Quiere viajar más allá de las montañas. Quiere ser como su amigo, un hombre sabio e importante.Totoca pide dinero a Zezé para ir al cine, y este se lo deja. Zezé no tiene rencor con su hermano. Se entera de que su padre tiene trabajo, parece que las cosas van a mejorar, pero también se entera que van a ensanchar la calle, y tendrán que talar su planta de naranja-lima. Es una noticia terrible, pero Zezé se consuela llendo al cine con su amigo el Portugués. Estando él, Minguito no tiene tanta importancia. Zezé tiene prohibida la entrada en el cine, debido a una travesura que realizó, pero no cabe en sí de orgullo cuando su amigo le invita a entrar, y no tienen más remedio que dejarle, porque se responsabiliza de él. Junto a este hombre, Zezé no tiene nada que temer, además, no hay nada imposible de realizar.

Capítulo VII

EL MANGARATIBA

Todo va viento en popa, las clases son un éxito y todos admiran a Zezé, que ya no es “malo”, sino listo e inteligente, pero algo terrible sucede.El Mangaratiba es el tren que pasa por el barrio. Zezé se entera de que se ha llevado un coche por delante.Cuando se entera que el coche accidentado es el de Don Manuel Valadares, es decir, su amigo del alma, no se lo quiere creer, pero entra en un estado de Shock. En su casa, a la que no quiere ir y es llevado por su hermano, insinúan que finge para llamar la atención, pero una vez más, Gloria sale en su defensa y expone la realidad: Zezé ha perdido las ilusiones por completo, está muy enfermo y se va a morir, es más, se quiere morir.Todo es inútil, Zezé permanece en su estado depresivo, no reacciona. Ni siquiera Don Ariovaldo, el músico logra despertar el interés de Zezé.Pero poco a poco comenzó a mejorar. Zezé no tiene ganas de vivir, pero mejora día tras día físicamente, y comienza a verlo todo desde otra perspectiva. De repente su planta ya no habla, y la selva del amazonas en la que jugaba con Luis, no son sino cuatro arbustos.... Ya no fluyen los personajes por su cabeza. Su planta ha dado su primera flor.

Capítulo VIII

SON TANTOS LOS VIEJOS ÁRBOLES

El padre de Zezé ya tiene trabajo, y consuela a su hijo. Le dice que se van a cambiar de casa y así no sentirá la pérdida de su planta. De repente, parece que todo el mundo se preocupa de Zezé y que todo el mundo le entiende.Ya es tarde, Zezé no piensa como antaño, su planta ya ha sido cortada.

Capítulo IX

LA CONFESIÓN FINAL

Es una carta del Zezé adulto, dirigida al difunto Manuel Valadares. Se lamenta de la niñez perdida, pero no por perderla, sino por el modo de hacerlo. La escuela de la vida en esas circunstancias es demasiado dura para que un niño lo sea durante mucho tiempo.


FIN DE LA NOVELA BRAZILERA
MUY TRIZTE

SOLUDOC cheers

w00x1
Xtremy
Xtremy

Cantidad de envíos : 59
Puntos : 162
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 08/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.